Barbacoas sin humo, ideales para interior

Imagen pagina barbacoas sin humo

Imagínate la escena: Tienes unas ganas tremendas de barbacoa, lo planificas todo, compras ingredientes y cuando todo esta preparado…. llueve. Se acabo la barbacoa ¿No?. Pues no, para eso te presentamos las fantásticas barbacoas sin humo.

Hasta hace muy poco eran grandes desconocidas en nuestro país, aunque tienen un precio elevado, lo compensan con creces con las características que ofrecen.

Suelen ser barbacoas de un tamaño relativamente reducido, de manera que son realmente sencillas de transportar y almacenar.

Puede que sus precios sean algo elevados, pero ofrecen la oportunidad de cocinar dentro de casa sin tener que preocuparte de humos ni olores, podrás cocinar carnes, pescados y verduras donde quieras!

¿Por qué este tipo de barbacoa no genera humo?

Por regla general, el humo de las barbacoas se genera cuando la grasa de los alimentos (principalmente las carnes), entra en contacto en las brasas incandescentes, lo que provoca humaredas densas.

En las barbacoas sin humo, esas brasas se ubican en la parte exterior de manera que esas grasas que provocan las humaredas nunca entran en contacto con el calor.

Además tienen un ventilador a pilas o batería, lo que proporciona un encendido muy rápido, de aproximadamente unos 5 minutos frente a los 30 de una barbacoa tradicional, es una ventaja muy a tener en cuenta.

¿Cómo funcionan las barbacoas sin humo?

Dentro de la parrilla hay un motor a batería que impulsa un ventilador. Su función es acelerar la combustión, por lo que el carbón vegetal está listo en menos de 5 minutos (tradicionalmente tarda al menos 30 minutos).

El cuerpo de la parrilla está fabricado en acero inoxidable. En la parte superior hay que añadir un pequeño chorro de gel de bioetanol que es el encargado de iniciar la combustión.

Encima del recipiente y una vez que el gel se haya encendido, debes colocar el recipiente con el carbón en él. Permite entre 250 y 400 gramos, según modelo, y podemos cocinar hasta 90 minutos sin tener que añadir más carbón.

El quid de la cuestión de este tipo de barbacoas, es que disponen de una bandeja o recipiente donde va cayendo la grasa de los alimentos cocinados, de forma que no entre en contacto directo con las brasas incandescentes, que al final es lo que acaba provocando el humo característico de las barbacoas de carbón.

¿Realmente no generan nada de humo?

Aunque este tipo de barbacoas se consideran si humo, cualquier combustión abierta (que no se realice en un recipiente cerrado), generará algo de humo.

El momento crítico es durante el encendido del carbón, que es el momento en que, dependiendo de la calidad del combustible que le proporcionemos, veremos más o menos humo.

Es muy recomendable que, durante el encendido, estemos cerca de alguna ventana o lo realicemos, en la medida de lo posible debajo de la campana extractora de la cocina si disponemos de ella.

De ésta manera, cualquier humo generado se disipará rápidamente. Una vez encendidas las brasas, no se generará humo.

Para apagar las brasas restante una vez finalicemos el cocinado, tenemos 3 opciones:

  1. Apagarlas con agua: Nada recomendable ya que generará mucho humo
  2. Dejar que se consuman de forma natural: Es una opción, pero requerirá de bastante tiempo
  3. Dejar que se consuman pero activando el ventilador: Es la mejor opción sin duda, al genera un flujo de aire mas elevado, se consumirán antes sin generar humos.

¿El sabor de los alimentos es el mismo?

Para ser totalmente sinceros, para que los alimentos adquieran ese sabor característico de la barbacoa, deben estar en contacto con los humos que se generan, esto es así.

Por tanto, el sabor que vamos a obtener con las barbacoas sin humos no será 100% exacto al de una barbacoa tradicional, pero tampoco vamos a obtener ese sabor un tanto «artificial» de las eléctricas.

¿Quieres ver las mejores barbacoas sin humo?

Enlace a ahumadoresEnlance a barbacoas electricasEnlace a barbacoas de carbón