C├│mo mantener las brasas de la barbacoa

Carb├│n ardiendo

En otro de nuestros tutoriales, te hemos ense├▒ado c├│mo encender una barbacoa, pero si esto ya requer├şa de cierta habilidad y ma├▒ana, hacer que las brasas no se apaguen y se mantengan en un punto ├│ptimo de calor, es todav├şa m├ís dif├şcil.

Pero no te preocupes, que con todo lo que te vamos a contar aqu├ş, te volver├ís todo un experto en mantener las brasas de la barbacoa.

Sigue leyendo para dejar a todo el mundo asombrado cuando hagas tus barbacoas y convertirte en el maestro del fuego.

La importancia de las brasas

Carb├│n humeante

Estamos todos de acuerdo en que las brasas son un punto vital de cualquier preparaci├│n que vayamos a realizar en nuestra barbacoa.

Exceptuando los casos en los que tengas previsto hacer una cocci├│n de ┬źvuelta y vuelta┬╗, vas a tener que preocuparte de que tu fuente de calor sea constante y perdure en el tiempo.

Como todos sabemos, las brasas, a medida que pasa el tiempo, se van consumiendo y perdiendo poder calor├şfico, as├ş que si tienes una buena cantidad de alimentos que cocinar, es posible que te encuentres sin brasas con las que trabajar.

Vamos a ver c├│mo tratarlas de forma correcta.

Combustibles

Principalmente, existen dos tipos de combustible para generar brasas en nuestra barbacoa:

Carb├│n

Es el que m├ís se utiliza, por lo menos en Espa├▒a. Es ideal porque aporta muy buen poder calor├şfico y acaba generando muy buenas brasas.

Resiste mejor la combustión que la leña y, por tanto, dura más tiempo.

Le├▒a

le├▒a ardiendo

En otros pa├şses o zonas, predomina el uso de le├▒a por encima del carb├│n. La le├▒a tiene la ventaja de que realiza la combusti├│n mucho m├ís deprisa que el carb├│n, por lo que aporta una fuente de calor fuerte r├ípidamente.

Obviamente, su contrapartida es que su durabilidad es mucho menor que la del carb├│n, por lo que vamos a tener que estar constantemente a├▒adiendo combustible para que no se apague.

Consejos para mantener las brasas de carb├│n

Mantener las brasas de una barbacoa de carbón es relativamente fácil si sigues unas pautas y consejos que te vamos a dar, simplemente es estar atento y pendiente a las señales que el mismo carbón te va dando.

Ves a├▒adiendo carb├│n cuando toque

El control de la cantidad de carb├│n y brasas de las que disponemos mientras cocinamos es un factor crucial, debes estar pendiente a los signos de el mismo carb├│n te proporciona para saber el momento.

Cuando empieces a observar que el carbón ya se ha transformado en brasas por completo, será el momento de añadir más.

Pero cuidado, no eches mucho carb├│n nuevo encima de las brasas, porque cortar├ís el flujo de ox├şgeno y har├ís que se apaguen, lo que no queremos bajo ning├║n concepto.

Lo m├ís recomendable es que las esparzas por las esquinas de la barbacoa o sus laterales, de ├ęsta manera tendr├ís calor para seguir cocinando mientras el carb├│n que has a├▒adido se enciente.

Combinaci├│n con madera

Otro de los trucos t├şpicos que se suelen usar, y que probablemente ya conozcas, es utilizar algunos troncos peque├▒os o ramitas de madera para darle un empuj├│n inicial al encender el carb├│n, as├ş obtenemos antes las brasas.

Al hacer esto, tendremos que estar pendientes de que el fuego se inicie bien y que la madera quede bien integrada con las brasas del carb├│n.

Remover las brasas es las clave

Cuando las brasas acaben de hacerse bien, pueden pasar dos cosas, o que est├ęn todas juntas en un ├║nico punto, o que se hayan separado por toda la barbacoa.

Lo ideas es, que con alg├║n utensilio de metal o madera tratada, remuevas las brasas y las extiendas de forma uniforme de forma que ocupen todo el espacio de la parrilla, de ├ęsta manera obtendr├ís un calor constante y uniforme.

Consejos para mantener las brasas de le├▒a

La leña, es un poco más complicada de controlar que el carbón, básicamente porque dependerá del tipo de leña que utilices para cocinar, ya que algunos tipos generan brasas antes o tardan más en consumirse.

Ir a├▒adiendo le├▒a poco a poco

Como en el caso del carbón, es de vital importancia que en el momento que tengamos nuestras primeras brasas, vayamos añadiendo poco a poco más madera para que se vayan generando más mientras se consume la primera tanda.

Es muy importante que toda la le├▒a que vayas a ir a├▒adiendo est├ę completamente seca, porque si aportas humedad apagar├ís las brasas que ya ten├şas encendidas, y no queremos eso.

No te pases poniendo madera al principio

El pensamiento l├│gico ser├şa que, al ir a encender un fuego, pens├íramos que cuanta m├ís madera pongamos, m├ís brasas vamos a obtener, pues esto no es as├ş.

Si te pasas poniendo madera al principio, lo único que conseguirás es que el fuego tarde mucho en arrancara y, una vez lo haga, tarde demasiado en generar brasas como para que puedas cocinar con ellas.

As├ş que tenlo en cuenta, es mejor empezar con poca le├▒a e ir a├▒adiendo poco a poco m├ís.

Trucos para mantener las brasas

Una vez que sabes las bases para mantener unas brasas encendidas, vamos a darte algunos trucos que pueden facilitarte la vida si los usas con cabeza.

EL aceite es tu amigo

EL aceite, es un acelerante, por lo que te va a aportar beneficios si lo usas conjuntamente con la madera.

Roc├şa la le├▒a con aceite o t├şralo directamente a la barbacoa, ver├ís como empieza a arder y en poco rato tendr├ís unas estupendas brasas.

Puedes usar aceite de oliva o vegetal, cuanto más natural sea, mejor, ya que no producirá humos ni olores extraños.

Patatas fritas de bolsa

Aunque suene a broma, lo decimos muy enserio.

Las patatas de bolsa son puros carbohidratos, y su potencia calor├şfica puede ser mayor que las de algunas pastillas de encendido comerciales, como te quedas.

Cuando veas que las brasas se están apagando o quieras iniciar de nuevo el ciclo para conseguir más, echa un puñado de patatas fritas al fuego, verás como producen una potente llama en pocos segundos.

Usa sal para bajar la temperatura

La sal es un elemento que, si ya has realizado barbacoas en alguna ocasión, habrás comprobado que hace sudar a los alimentos.

Esto provoca que suelten agua que puede convertirse en grasas, pero tambi├ęn puede ayudarte a reducir la temperatura del fuego si ├ęsta es demasiado elevada.

Eso si, debes vigilar la cantidad de sal que aplicas, no queremos que la carne quede tan salada que no se pueda comer.

Consejos prácticos para mantener las brasas

  • Las pastillas de encendido y el combustible para barbacoa, no van a hacer que las brasas duren m├ís, pueden ayudarte a iniciar el fuego provocando una buena llama inicial, pero se consumir├ín enseguida.
  • La madera tiene que estar completamente seca para poder usarla. Si est├í h├║meda, aparte de provocar bastante humo, puede arruinarte las brasas que ya tuvieras.
  • Si quieres conseguir un extra para mantener las brasas encendidas, usa pi├▒a. El aceite es un gran aliado tambi├ęn, pero debes manejarlo con mucho cuidado porque puede arder muy deprisa y provocar quemaduras.

Quiz├ís tambi├ęn te interese:

Enlace a c├│mo encender una barbacoa